jueves, 17 de mayo de 2018

DETODASPARTESVIENEN, de Buenos Aires la querida hermana Alicia DeSa Torres, integrandte la Ceb Jean DUMONT.

Recibido luego de la presentación del libro;
 "NUNCA MÁS SOLOS SANAR LA LESA HUMANIDAD" 
          
Hola, queridos hermanos
Hace unos días les prometí una devolución después de la mesa abierta a la que asistimos con mi comunidad en Casa Nazaret, que se realizó en el marco de la presentación del libro "Nunca más solos. Sanar la lesa humanidad", de Diego Facundo Sánchez. Tal como indica el subtítulo, el libro relaciona "Memoria y genocidio: hacia una teología de la Esperanza".

En verdad me resulta difícil sintetizar el valioso contenido del encuentro, pero intentaré hacer una semblanza:
Apenas el autor comenzó su exposición, mencionó a Mauricio Silva,
refiriéndose al momento en que comprendió qué significaba adherir a una Iglesia pobre que trabaja con los pobres ("Siento que tengo ganas de echar raíces", se dijo tres meses antes de su desaparición). Continuó con el ejemplo de Monseñor Romero, su experiencia en El Salvador, y el modo en que su asesinato repercutió en otros como Jon Sobrino, con la mirada puesta en Jesús Liberador y el horizonte de una teología de cruz.

Se estaba refiriendo a una verdadera experiencia de conversión que toca a algunos y les marca un camino de allí en más. Experiencia de conversión que un día le tocó a él, un joven de 38 años hoy, que cuando tenía 22 tomó contacto con la realidad de los desaparecidos de su país, y que más tarde, al acompañar los juicios de lesa humanidad, se hizo testigo de esas historias de "aparecidos" que desenterraron la verdad.

Lo notable es cómo ligó la vida del Jesús histórico con las vidas crucificadas de las víctimas del terrorismo de Estado; y las vivencias de las primeras comunidades cristianas con las de esas mismas víctimas, que fueron "resucitadas" al recuperar y reivindicar su memoria; porque la resurrección, para esta teología, es sinónimo de lucha. No faltó tampoco la referencia al silencio que guardó cierto sector de la Iglesia, a pesar de que varios de los mártires provenían de sus filas.

La presentación del libro se hizo de manera muy didáctica con la participación del público, mediante breves textos sobre los primeros 40 años del cristianismo y testimonios recientes de sobrevivientes de la dictadura, iluminados con pasajes de la espiritualidad latinoamericana (Comunitariedad, Militancia y teimoisía, Indignación ética, etc.).

Al terminar, se anunció la misa en recordación de Mauricio Silva, el 14 de junio, en la que este año se incluirá el recorrido del itinerario que hacía como barrendero en el barrio de Floresta de la ciudad de Buenos Aires. 

El autor del libro es profesor en historia y teólogo, y entre los presentes había varios miembros de la Fraternidad de los Hermanos del Evangelio Carlos de Foucauld. El encuentro resultó muy reconfortante, porque la existencia de jóvenes como Diego nos alientan a tener esperanzas en un contexto tan desesperanzador como el que vivimos a diario.

Y si les comparto mis impresiones es porque pensé en la posibilidad de que ustedes puedan disfrutarlo también. Se me ocurren dos opciones: contactarlo mediante su correo (yiyosanchez99@hotmail.com) o a través de Carlos Saracini cp, párroco de Santa Gema, que es uno de los autores del prólogo del libro. Estoy segura de que no se arrepentirán si lo hacen. 
Abrazo fraterno. Alicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será evaluado y se publicará a la brevedad.

Multimedia


PARTE 1

PARTE 2

Bielli - Bernada