lunes, 11 de junio de 2018

Extractado de reflexión de "EL SENTIDO ORIGINARIO DE LA EUCARISTÍA" de BenJamin TAMAYO.


 Lectura de María e Ignacio López Vigill: Entrevista 64
Hace unos 40 años que los hermanos María y José Ignacio López Vigil, escribieron la obra
UN TAL JESUS, escuchada primero como una serie radiofónica y luego publicada como libro. Fue tan enorme la incomprensión de algunas altas jerarquías de la Iglesia que llegó a ser prohibida “oficialmente” en los paises del continente. Pero la calidad evangélica de su contenido fue poco a imponiéndose y alcanzó una difusión inimaginada.
Me tocó participar muy actvamente en ese momento y hoy me complace presentar un capítulo de su nueva obra OTRO DIOS ES POSIBLE (2 Tomos-Incluye CD), con 100 entrevistas exclusivas con Jesucristo en su segunda venida a la tierra*.

De ella ha escrito el obispo Pedro Casaldáliga:
“Hay teólogos que responden a preguntas que nadie hace y hay tros que intentan responder a las preguntas que hacemos todos. Estas entrevistas con Jesucrisrto son una gran respuesta a inquietudes, decepciones y también a esperanzas, abordadas con humor, realismo y libertad adulta. Imagino que no faltarán los que se rasguen las vestiduras. Pero ustedes están haciendo un bello servicio al Reino de Dios y a su propagador máximo, Jesús de Nazaret”.
Entrevista 64
¿EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO?
RAQUEL Los micrófonos de Emisoras Latinas regresan a Jerusalén y están instalados hoy en el Cenáculo, escenario de los hechos maravillosos de aquel Jueves Santo.   Con nosotros, Jesucristo, protagonista de aquella noche memorable. En este lugar,   usted celebró la Ultima Cena y la Pascua.
JESUS Bueno, aquí comimos la Pascua. Todos los años, con la luna de primavera, hacíamos lo mismo. Es la gran fiesta de mi pueblo, un memorial del éxodo , cuando Moisés liberó a los esclavos del faraón.
RAQUEL Sí, pero aquella Pascua fue especial. Reconstruyamos los hechos. Estaban todos reunidos cenando. Usted tomó el pan y dijo: “cómanlo, esto es mi cuerpo”. Después, la copa de vino : “bébanla, es mi sangre”. Tal vez, las palabras más sagradas de la historia de la humanidad. ¿Fue así?
JESUS Sobre el pan y el vino yo dije una bendición . No recuerdo las palabras exactas, pero… no sé a dónde quieres llegar.
RAQUEL A la transubstanciación. Cuando usted pronunció esas palabras Mágicas, en aquel pan estaba la presencia de Dios, ¿sí o no?
JESUS Sí, en quel pan estaba Dios.
RAQUEL Me alegra escucharlo. Llegué a pensar que usted echaría abajo otro dogma….
JESUS ¿De qué te asombras, Raquel? En Dios vivimos, nos movemos y somos. ¿No lo sabías ya? Levanta una piedra, ahí está Dios. Parte un trozo de madera, ahí lo encontrarás.
RAQUEL Un momento. No se me vaya por los trozos, digo por las ramas. Los oyentes saben que usted consagró aquella noche el pan y el vino.
JESUS El pan y el vino, y el aceite son sagrados. La comida con que nos alimentamos es un don de Dios y por eso sagrada. ¿A eso te refieres?
RAQUEL No. Yo me refiero a la transubstanciación. Que por aquellas palabras suyas , el pan dejó de ser pan y el vino dejó de ser vino.
JESUS ¿Cómo el pan va a dejar de ser pan y el vino de ser vino?
RAQUEL Quedaron las apariencias, pero cambió la sustancia. En aquel pan estaba su cuerpo, en aquel vino estaba su sangre, usted mismo, Jesucristo, transsubstanciado.
JESUS ¡Qué locura estás diciendo, Raquel! … Si yo estaba sentado en medio de todos… ¿cómo iba a estar metido al mismo tiempo en una hogaza de pan o en una copa de vino? ¿Qué truco sería ese? … ¡Ni que fuera mago!
RAQUEL ¿Qué había en aquella copa que usted dio a beber a sus discípulos? ¿No era su sangre?
JESUS En mi pueblo no se toma la sangre de ningún animal, menos de una persona. Me estás hablando de una cosa …..horrenda.
RAQUEL Pero, entonces, ¿qué hizo usted de aquel Jueves Santo?
JESUS Yo hablé de unión, de comunidad. Luego, compartimos el pan. Yo brinde con la copa y, según la costumbre, todos bebimos de ella.
RAQUEL Usted dijo que hicieran eso en memoria suya.
JESUS Sí, tenía miedo que me apresaran. Entonces, les dije: hagamos una alianza. Pase lo que pase, sigamos unidos, como los granos de trigo en la espiga, como las uvas en el racimo. Si yo falto, reúnanse para recordar el compromiso del reino de Dios.
RAQUEL A ver si nos entendemos. ¿Usted no instituyó aquella noche el sacramento de la eucaristía?
JESUS No.
RAQUEL Y cuando un sacerdote repite las palabras que dicen que usted dijo aquella noche, ¿qué pasa con el pan y con el vino?
JESUS Nada…..porque ya pasó.
RAQUEL ¿Cómo que ya pasó? ¿No ocurre ningún milagro?
JESUS El milagro no está en el pan ni en el vino, Raquel. El milagro está en la comunidad. Cuando un grupo de hombres y mujeres que se quieren, que luchan por la justicia, se reúnen y dan gracias a Dios y recuerdan mis palabras… ahí está Dios en medio de ellos.
RAQUEL Y aquí estamos nosotros, en medio de nuestra audiencia y con demasiadas preguntas pendientes. Una pausa y regresamos. Raquel Pérez, Emisoras Latinas, Jerusalén.
*Son diálogos de radioteatro puestos en papel, editados por Inmaculada Calvo, Colección Exégesis Fe Adulta.
7.Jesús en la Eucaristía y en la vida
-Si el significado de la Eucaristía consiste en que, sentados todos en torno a una misma mesa, compartimos el pan y el vino de la vida de Jesús, para amarnos como hermanos según El mismo nos mandó,
Pregunta: ¿La realidad de nuestra vida y de la sociedad cristiana en que vivimos, es coherente con lo que nos mandó celebrar Jesús?
¿Si? ¿En qué?
Subpregunta: ¿Nuestras misas, nuestras custodias, nuestros ropajes, nuestras procesiones, nuestras calles cubiertas de flores, nuestras músicas …..las acogería y aprobaría Jesús?
¿NO? ¿Por qué?
8. Comentario comunitario ….. Resumen ………………………………………………………………
Podemos sacar algo claro: las palabras de Jesús en su Ultima Cena hay que entenderlas en su significado más obvio: el pan y el vino, que tomamos cuando nos reunimos para recordarle, son un símbolo de que necesitamos alimentarnos de El, hacer nuestra su propia vida, asimilarla para consumirla y derramarla en beneficio de los demás.
Sin pan no hay vida, sin la enseñanza y espíritu de Jesús no hay vida. Si en El y como El vivimos , seremos pan y vino que alimentan , que producen vida.
Jesús vive por Dios Padre, que lo ha enviado, posee su vida y si nosotros asimilamos su vida , es la vida misma de Dios.
Nos propone este programa: todos sois hermanos, que debéis ayudaros y amaros mutuamente, esa es la señal para que os reconozcan como discípulos míos.
Yo he venido a dar vida: a suprimir la exclusión, la dscriminación, el desprecio, la humillación, soledad …porque todos debemos ser los unos para los otros.
9. Plegaria Eucarística
Presidente: Demos gracias al Señor nuestro Dios.
Todos: Es justo y necesario. Porque nos has revelado que Tú eres Amor,
Principio de toda Vida, Señor de la Historia,
y nos has creado para ser hijos tuyos,
hermanos de una única y gran familia.
Te damos gracias por el proyecto de amor
Entre Raqquel y Angel,
vivido bajo la inspiración de tu Espíritu.
Presidente: La vida que compartimos cada día,
se hace ahora oración de alabanza,
expresión viva de un culto,
unido siempre a la justicia y al amor.
Te cantamos porque, desde el comienzo,
no ha dejado de sonar,
de una a otra parte de la tierra,
el himno de amor ,
que tú has sembrado en todos los corazones:
SANTO,SANTO,SANTO
Todos: Invocamos la fuerza de tu Espíritu,
que actúe en nosotros,
para transformar nuestra debilidad
y hacernos actuar de acuerdo a tu voluntad,
y construir una Iglesia conforme a la misión de Jesús.
Presidente: Que tu Espíritu descienda
también sobre estos dones,
y realice su acción transformadora.
Lo celebramos ahora
recordando y reviviendo la entrega de Jesús:
. Mirad este pan y este vino,
significan mi propia vida.
Van a ser comida y bebida vuestra.
cuando os juntéis a la mesa,
volved a alimentaos
del pan y vino de mi vida,
pues yo os amé tanto
que fui fiel hasta el extremo,
hasta perder mi vida,
para establecer la alianza nueva de Dios:
una alianza de amor y fraternidad
entre todos los hombres.
No lo dudéis: comiendo este pan
y bebiendo este vino, os apropiáis
de mi vida.
Este es el Sacramento de nuestra fe.
Todos: Anunciamos tu muerte,
proclamamos tu resurrección,
ven, Señor Jesús.
Con este sacramento
proclamamos nuestra fe en tu Reino:
en la utopía evangélica de un mundo más justo y fraterno,
y fraterno, y de una humanidad liberada de opresiones.
Presidente: Y proclamamos nuestra fe y comunión con la Iglesia de Jesús, santa y pecadora al mismo tiempo, y por la que luchamos para que sea anuncio y espejo del Reinoy fermento de toda causa justa y noble.
Todos: En unión con todos los creyentes,
y con todos los que luchan por la dignidad y liberación del hombre, nos comprometemos a dar nuestro testimonio y a brindar por un mundo más justo y solidario, y por un a Iglesia que sea de verdad anuncio y realidad de la Buena Nueva de Jesús.
Por Cristo, con El y en El,
a Ti, Dios Padre omnipotente,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será evaluado y se publicará a la brevedad.

Multimedia


PARTE 1

PARTE 2

Bielli - Bernada