jueves, 12 de julio de 2018

COMENTA EL BLOG. Dgo 15. MISION PROFETICA


EL CRISTIANO EN MISIÓN PROFÉTICA.
                                                            EL CRISTIANO.!
  De esta no se escapa nadie,  al bautizado se le dice:     Yo te unjo con el crisma para que entres a formar parte del PUEBLO de DIOS y seas para siempre miembro  de  CRISTO,  SACERDOTE,  PROFETA y REY “    TODOS,  curas y laicos estamos en igualdad.
 El PROFETA,  es mensajero de tiempos nuevos,  de VIDA  nueva,  de la liberación que DIOS ofrece.   El profeta grita en medio de los hombres que es posible la esperanza. El profeta es enteramente solidario de los sin voz, de los olvidados, de los desplazados, de los comunes.
 EL PROFETA, descubre, observa su entorno con su  intuición valora los signos de los tiempos ayudando a desarrollar el Reino que se pre-anuncia en su mundo; por malsano, corrupto, injusto, desequilibrado que sea: la igualdad de la mujer  en toda su  extensión  posible en la sociedad  civil y especialmente en la  iglesia,     la igualdad entre los seres humanos,  el  arropamiento a los miles de desplazados por el hambre, la guerra  interminable, el ecumenismo.  Todas estas  premisas reiteradas una y mil veces por el Papa  FRANCISCO.   Como todo profeta  es  acusado,   insultado,  ignorado y  perseguido,  más dentro que fuera.
 En una sociedad civil y religiosa,  que pone su mira en el poder,  los títulos,  el enriquecimiento rápido, en superficialidades, en ratos y ritos vacios,  con vidas que transcurren “felices”  sin preocupaciones  ni cuestionamientos  el PROFETA  que necesita este momento debe demostrar que no somos más ricos cuando tenemos títulos, poder de convocar multitudes enardecidas que pasado el momento vuelven a sus casas igual o peor que cuando salieron.  Debe con su vida, su testimonio mostrar cómo se disfruta  con sencillez como se convive en una sociedad de la  abundancia, que cuando tenemos mucho no somos más ricos, sino cuando tenemos poco  y lo compartimos está la felicidad.         Es escandaloso anunciar  este mensaje desde contextos  privilegiados, rodados de comodidades, y seguridades económicas. 
  Hay cristianos que no se dejan hundir ante la enfermedad, la pérdida del trabajo, el nacimiento de otro hijo en esas condiciones,  las adversidades sociales,  ante  el anuncio de la muerte.  Y claro que los hay, éstos anuncian a los que le rodean que, a pesar del sufrimiento y los graves problemas, hay verdaderas razones para vivir y luchar.  Vidas anónimas,   así son verdaderas vidas  PROFÉTICAS,  que nos cuestionan;   además muchas veces no son CRISTIANOS……
Dgo. 15.  Ordinario Ciclo B  (Mc. 6,7-13)  Del comentario “Del don de la Palabra”  texto de Atilano Alaiz, en versión libre autorizada por el autor para el Blog     www.grupobasesfys.blogspot.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será evaluado y se publicará a la brevedad.

Multimedia


PARTE 1

PARTE 2

Bielli - Bernada