jueves, 12 de julio de 2018

IHU, Adital. A QUIÉN LE IMPORTA LA MUERTE DE QUIENES MIGRAN PARA MORIR?

"Las causas de la migración forzada son claras: las sociedades inhumanas en un clasismo y el racismo perjudiciales socavar el estado de los abusos de los más vulnerables", escribe Ilka Oliva Corado , escritor y poeta, en un artículo publicado por el blog  Crónicas De Una inquilino , 05 -07-2018. La traducción es  la revista Diálogos del Sur .

Este es el artículo.

Los signos más visibles de las dictaduras impuestas por el Estados Unidos en América Latina se pueden ver todos los días en miles de migrantes que se ven obligados a abandonar sus países de origen para perseguir sus vidas y alcanzar el techo y la comida en el Estados Unidos , que se presenta por los expertos como la Meca, como agua que mata la sed, como la tierra de ensueño donde todos los deseos se hacen realidad.

América Latina los gobiernos empobrecidos neoliberales post-dictaduras, formadas por las turbas de saqueadores y corruptos. Ellos crearon bandas de tráfico de drogas y la trata de personas  y operan desde el corazón del estado hacen de esta peregrinación a la peor tortura para los que pueden sobrevivir a esta ruta en su camino hacia los Estados Unidos . A esto se suma el trabajo de la patrulla fronteriza , que es una fiesta de la carne de migrantes en todos los sentidos.
Pero la tragedia no es sólo la frontera entre los Estados Unidos y México , donde se ha perdido miles de vidas en su vagar inmigración. La desgracia está en el país de origen que los violó negándoles oportunidades de desarrollo y el acceso a una vida integral. Un Estado que los excluye y los estigmatiza, que los mata de hambre y en limpiezas sociales. Que desaparece en el tráfico de personas con fines de explotación sexual , laboral y tráfico de órganos . Muertos en vida, migran para morir mil veces más en el trayecto y ser, en el país de llegada, la mano de obra barata que también es explotada y violada.
Y mueren desde el instante en que deciden emigrar, mueren antes de haber cruzado la frontera que los alejará de su nido, de sus afectos y de sus sueños. Y mueren de nuevo todos los días cuando en los países hermanos son maltratados, abusados, desaparecidos y asesinados. Y se ahogan en el mar, pequeños transbordadores que buscan llegar a Puerto Rico , al salir de la República Dominicana . Y hacer morir cuando llegan a la frontera entre Estados Unidos y México cuando la patrulla fronteriza en un vil acto de inhumanidad las muertes. Y mueren nuevamente cuando entran en el país de llegada que en la desgracia migratoria se convierte eventualmente en el país de residencia.
Estos migrantes que fueron obligados a abandonar sus países de origen, son los niños que viven en vertederos de basura, limpieza de ventanas en los semáforos, los cuales transportan los paquetes en los mercados, a los que inhalan pegamento. Aquellos que en grupo cortan café cosechan verduras y frutas. Los que dejan los pulmones en los cañones quemados. Los que rompen piedra. Son las niñas explotadas en los burdeles y casas de encuentros, eso cuando logran escapar con vida.
Son padres de familia que trabajan de sol a sol barriendo calles, limpiando edificios, remolcando paredes. Son madres que dejan la vida en los talleres de costura, en las cocinas, en las bodegas de los hospitales, en las calles.
Operarios y campesinos de todas las edades, que los gobiernos de sus países de origen marginalizaron desde el nacimiento, que fueron estigmatizados generacionalmente, que son parte de la herida abierta de un tejido social fragmentado en la memoria y en la dignidad.
Hordas de corruptos han traficado con las corporaciones transnacionales, disparando los recursos naturales de las comunidades enteras, arrebatando la tierra, el asesinato de campesinos, forzando a pueblos enteros al desplazamiento forzado, que tiene la forma de la migración forzada .
Jefes criminales en los gobiernos que realizan golpe en las periferias, asesinando y desapareciendo a niños y jóvenes que gritan exigiendo oportunidades de desarrollo y que en su lugar están obligados a delinquir o migrar.
Las causas de la migración forzada son claras: las sociedades inhumanas en un clasismo y el racismo perjudiciales socavan el abuso del estado con los más vulnerables. Los gobiernos corruptos que en ocasiones siguen a la orden del día de las oligarquías y los intervencionistas que ven a los inmigrantes como efectos secundarios de la de EE.UU. impusieron en la región.
Migrantes muertos en vida, que mueren todos los días en tierras lejanas: violados, golpeados, torturados, asesinados y desaparecidos. Sobrevivientes estigmatizados, que vuelven a morir en cada amanecer: en el país de tránsito, de llegada, de residencia, de destino y de retorno. Debido a las deportaciones en masa son también parte de la violencia ejercida por los Estados Unidos y el resto de los países latinoamericanos con gobiernos neoliberales .
No importa cuál de las partes es el presidente de la Estados Unidos , el calendario de migración es el mismo. Si bien América Latina no está libre de intervención extranjera y los gobiernos neoliberales, la única salida para miles de personas continúan a ser la migración forzada.
Mientras tanto, ¿a quién le importa a los muertos en vida que migran para morir mil veces más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será evaluado y se publicará a la brevedad.

Multimedia


PARTE 1

PARTE 2

Bielli - Bernada